Portada » Blog » Negocios » Valores de una empresa que influyen en el negocio

Valores de una empresa que influyen en el negocio

Los valores corporativos son las tarjetas de presentación de una empresa, porque sirven como brújula para definir metas y concretar procedimientos al mismo tiempo; y como marca de calidad para los clientes. La correcta definición y el respeto de los mismos son fundamentales para potenciar la imagen de cualquier marca.

¿Qué se entiende por “Valor empresarial”?

El valor empresarial es un conjunto de principios éticos y profesionales que una empresa debe observar en todas sus actividades.

Valores de una empresa

Se caracterizan por su durabilidad (no deben modificarse a corto o mediano plazo) y universales (afectan a muchos temas diferentes). Y por su liberación (la empresa debe promoverlos entre los empleados y mostrarlos frente a los clientes) y efectividad (no se permiten excepciones en el cumplimiento).

La definición de valor de empresa depende de factores como el tipo de actividad, modelo de gestión o cualificación de la empresa. 

Todos los miembros de la empresa deben conocer estos valores e implementarlos en su trabajo. Se recomienda que estos principios se incluyan en documentos de acceso público, como “nuestros valores” o “nuestra filosofía” en el sitio web, y deben reflejar la cultura organizacional.

¿Por qué es importante definir bien los valores de una empresa?

Los valores de la empresa lo determinan todo. Estos principios empresariales marcarán en gran medida el comportamiento de todos los profesionales de la empresa, por lo que es importante definirlos correctamente.

De nada sirve elegir el valor empresarial incorrecto o enumerar una larga lista de virtudes sin preocuparse por aplicarlo en las operaciones diarias de la empresa. Más importante aún, si el mercado encuentra que una empresa es inconsistente con su valor esperado, su negocio puede estar en riesgo.

Dentro de la empresa, los valores corporativos ayudan a evitar conflictos entre empleados y sientan las bases para la toma de decisiones, porque el objetivo final se logra a través de la integración final de estos valores. 

También ayudan a integrar a los nuevos empleados en la dinámica interna de la empresa y juegan un papel diferenciador a la hora de atraer candidatos y prevenir la fuga de cerebros.

¿Cómo definir los valores de una empresa?

Por lo general, estos preceden al establecimiento de la empresa y unen la ambición del emprendedor. Si la empresa ya está operando, se pueden utilizar otras fórmulas para definir su valor.

El recurso común para redefinir el valor empresarial es fomentar la participación en todos los niveles de la empresa. Ya sea un individuo o un equipo, los empleados y la gerencia han formulado los principios más importantes y repetitivos que creen que son los valores de la empresa.

También ayuda a imaginar las situaciones positivas y negativas que experimentará la empresa en el futuro. En cada caso, ¿cómo responderá? ¿Qué restricciones se deben seguir al tomar una decisión? Las respuestas a estas preguntas definirán la mayor parte del valor comercial.

Tener Valores empresariales sólidos (siempre que reflejen la cultura organizacional adecuada) también afecta el entorno laboral y la percepción de nuestros empleados sobre nuestra entidad.

En otras palabras, si realmente promovemos la excelencia y la libertad, lo más probable es que nuestros empleados acaben recomendándonos como marca de empleador.

¿Cuáles son los valores más comunes y buscados dentro de las empresas?

Aunque la lista de valores para las empresas que pueden hacer crecer su negocio es larga, no todos los principios pueden lograr este objetivo con igual importancia. Estos serán algunos de los más buscados.

Transparencia

Este es uno de los valores más buscados de la empresa y se puede observar desde lo interno como lo externo. La transparencia significa ser claro en la descripción del servicio, en lugar de ocultar información que puede ser relevante para los empleados o clientes según la situación.

La empresa más transparente inspira confianza en el mercado porque los clientes saben que no causarán sorpresas en la prestación de servicios.

Honestidad

Se puede decir que la honestidad es uno de los valores de la empresa derivados del valor anterior. Esta entidad proporciona a los clientes toda la información que necesitan, ganando credibilidad.

En este sentido, la organización debe estar dispuesta a anteponer la sinceridad a cualquier otra consideración, aunque sea comercialmente perjudicial. De hecho, a la larga, ser honesto y digno de confianza generará más beneficios que llegar a acuerdos a corto plazo sin ser completamente honesto con los clientes.

Coherencia como valor empresarial

La hipocresía es una cualidad muy impopular para cualquiera, y mucho menos para toda la empresa. La coherencia significa lealtad a los demás, especialmente a uno mismo.

Es imposible provocar contradicciones y todo lo que la empresa produce debe ajustarse a su filosofía corporativa. Al realizar compromisos internos o externos, debe cumplir.

Libertad

Este es uno de los valores de la empresa que más aprecian los empleados, pero entendemos correctamente que nos referimos a la comodidad. La libertad no puede ser sinónimo de anarquía o falta de reglas internas, porque eventualmente conducirá a muchas disfunciones en la entidad.

Por el contrario, la libertad es un valor de empresa, que debe entenderse como la posibilidad de opinar o proponer determinadas acciones sin temor a ser condenado. 

Esto también está relacionado con la mejora de la conciliación familiar y la implementación de horarios laborales flexibles. De hecho, son tan atractivos que incluso pueden reducir el absentismo.

Puntualidad en las entregas

Las asignaciones tardías pueden causar múltiples molestias a los clientes u otros colegas. La puntualidad se entiende como la capacidad de cumplir con el cronograma del plan y no retrasar la finalización del proyecto, debe regir todo el comportamiento de la empresa y formar parte de los valores de la empresa.

Excelencia, clave en los valores de una empresa

En otras palabras, la búsqueda de la excelencia. 

El reclamo final de cualquier entidad debería ser nunca dejar de mejorar. Por definición, la excelencia es un estado inalcanzable donde todo funciona a la perfección. 

Este es uno de los valores corporativos más inspiradores, porque invita a todos en la empresa a mejorarse continuamente en lugar de ser complacientes.

Adaptabilidad

A menudo, el respeto por determinados valores empresariales se confunde a menudo con la terquedad y la incapacidad para adaptarse a nuevos escenarios. La empresa no puede tolerar cambios a su alrededor, por lo que uno de los valores más importantes de nuestro tiempo es la capacidad de adaptación.

Este principio está íntimamente relacionado con el aprendizaje y, más concretamente, con el concepto de formación continua.

Diligencia

En cualquier proceso de contratación, una de las cualidades que más valoran los responsables de RR.HH. es poder salir del trabajo sin perder tiempo, sin sentirse perezoso (o lidiar con el tiempo).

Este espíritu debe impregnar todos los niveles de la organización, para que cada empleado y cada gerente pueda afrontar sus responsabilidades sin excusas ni vacilaciones.

Constancia

No desanimarse ante la adversidad, perseverar en la consecución de los objetivos y estar siempre bajo el arma es una cualidad que se puede resumir, en una palabra: Constancia.

Evidentemente, surgirán obstáculos en cualquier proyecto empresarial difícil. La Constancia es una apuesta a largo plazo para luchar por fusionarse con la esperanza.

Cercanía

Gran parte del éxito de las grandes marcas depende de su cercanía con los consumidores, haciéndolos partícipes de la filosofía de la empresa y mostrándoles su razón de ser.

Una empresa que tiene una relación cercana con el público crea vínculos familiares y es difícil para los nuevos competidores romper tales vínculos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *